Inicio Descubriendo la HTA Recibiendo el diagnóstico
Recibiendo el diagnóstico HTA PDF Imprimir E-mail


Hay un momento en el que los participantes han recibido de un profesional sanitario el diagnóstico de hipertensión arterial.

En cuanto a cómo se tomaron el diagnóstico hay diferentes reacciones en algunos casos positivas como impulso para cambiar a mejor o tranquilidad por saber lo que tenían. Y en otros casos sensaciones más negativas como miedo, extrañeza, sorpresa y/o dudas. La mayoría resaltan el cambio que significaba a partir de ese momento conocer que tienen la tensión alta. Para algunos no ha sido una sorpresa porque en el pasado ya les habían dicho alguna vez que tenía las cifras de tensión más alta de lo normal.

Mercedes habla cómo desde el primer momento le impactó tanto el diagnóstico que decidió hacer cambios importantes en su vida, e incluso esto la ha llevado a formarse en temas de salud. 

Video Video


A Raúl le dio tranquilidad saber qué tenía y contar con la seguridad de poder evitar las consecuencias negativas que podría tener al tener la situación controlada. 

Video Video


En cambio Marcos no lo llevó muy bien al principio ya que le resultó extraño. Describe la sensación que la falta de información le ha producido, e incluso de sentir miedo. 

Video Video


Bárbara, embarazada en el momento de la entrevista, explica que está algo asustada porque le preocupa su hija. Considera que le han informado de algunas cosas pero tiene dudas sobre otras que aún no le han explicado. 

Audio Video


Para muchos la noticia del diagnóstico de hipertensión arterial y la información que se les dio en ese momento fue correcta.

Raúl habla sobre su médico y lo recuerda con satisfacción. 

Video Video


Ana destaca la cercanía y confianza y que el diagnóstico y que en su caso la hipertensión se la detectó un médico amigo suyo por la subida poco a poco de su tensión arterial y cómo fue algo progresivo y no fue algo inesperado. 

Video Video


En muchos casos no se habla sobre cifras concretas de lo que significa la tensión alta sino que es frecuente que sólo se diga cosas como “tiene la tensión un poco alta”. Es habitual que les digan que deben cambiar el estilo de vida pero algunos consideran que la información concreta sobre cómo conseguir esos cambios no ha sido completa, ni sobre los medicamentos. En menor medida han recibido explicaciones acerca de los factores de riesgo y consecuencias de la hipertensión tales como ictus e infartos (ver Complicaciones). Señalar que si bien a algunos participantes se les pasó la información por escrito, en la mayoría de casos únicamente se les comentó de forma oral.

Entre los participantes hay algunos que son sanitarios y eso hace que la experiencia sea diferente por los conocimientos que ellos tienen.


Carlos lo vivió como un mensaje únicamente informativo. Lo cuenta así. 

Video Video


Marcos dice no haber recibido muchas explicaciones y que prefirió no buscar más información. 

Video Video 


Bárbara fue informada de los riesgos en su estado pero cree que no suficientemente y no ha preguntado.

Audio Video


Mercedes no se olvida de las palabras con las que se dirigieron a ella cuando le advirtieron que probablemente sería de por vida debido a que tenía predisposición genética a padecer la tensión alta y que por eso tenía que empezar con tratamiento con medicamentos desde el principio.  

Video Video


En este primer momento tras conocer el diagnóstico se les aconseja el control de la tensión de una forma más seguida (ver Medida de la Tensión Arterial).