Inicio Descubriendo la HTA Conciencia de enfermedad
Conciencia de enfermedad HTA PDF Imprimir E-mail

La hipertensión arterial es un problema de salud que para muchos es difícil de asumir lo que significa realmente. Uno de los motivos principales es que incluso en el momento del inicio de la hipertensión arterial los síntomas no se perciben de la misma forma que sucede con otros problemas de salud (Ver Debut). Tener conciencia (sentirse enfermo/a) y consciencia de enfermedad (estar al tanto de cuidarse) por el hecho de tener la tensión alta es algo que no siempre ocurre, y como nos han señalado, menos al principio. En algunos casos ni siquiera se percibe como un riesgo, o bien se llega a tener conciencia cuando ocurre alguna situación en la que se ve como un verdadero problema. Es frecuente decir que como no se sienten o no se notan mal no lo ven como una enfermedad.

La poca conciencia aparece unida al hecho de que la hipertensión arterial no les cause molestias.

Marisol coincide con otros participantes al explicar su experiencia sobre el hecho de que no tener síntomas es lo que hace que no vivan de forma consciente lo que significa la hipertensión arterial y hasta se olviden de que la tienen. Además esto influye en no llevar a cabo los cambios que se recomiendan para controlar la tensión arterial. 

Video Video


Pepe por su parte llega a afirmar no saber qué es ser hipertenso, lo cual ya considera un problema en sí. 

Video Video


Para Juani la diferencia parece estar o depender de las cifras de tensión arterial que se tenga. Este es su argumento para no considerarse hipertensa. 

Video Video


Una forma de pensar en la hipertensión arterial es no considerarla como una enfermedad. Así lo dicen Narciso y María.

Video Video


A diferencia de estos casos hay personas que asumen el significado de la hipertensión arterial y sus consecuencias. Bien porque es su tendencia a afrontar los problemas de salud u obligados por las circunstancias que se les presentan hay participantes que tienen muy presente la hipertensión arterial en su estado de salud. Esta actitud puede implicar tanto que consideran que así la llevan mejor como incluso que la temen.

En ocasiones ésta se traduce en “aceptación”. Así cuenta cómo lo vive Ana. 

Video Video


En los casos de Joan, Pepe y C. ha supuesto tener un tipo de preocupaciones que antes no tenían pues son más conscientes también de los riesgos que implica. 

Video Video

Video Video

Video Video

Como se ve el significado de hipertensión arterial está influido por la forma en la que se tiene conciencia (conocen sus repercusiones) y consciencia (saben cómo cuidarse) de que es un problema o no. Viendo las ideas de aquéllos que sí la consideran un problema hay participantes que hacen referencia a ella como un riesgo o factor de riesgo o bien directamente como una enfermedad.

Aquellos que hablan de la hipertensión arterial como riesgo utilizan términos como  “amenaza subyacente” o “asesino silencioso”, “alarma”, “bomba”, “catástrofe”, “peligro” o “desgaste”.

Joan es consciente de la poca conciencia que se tiene acerca de la hipertensión arterial. 

Video Video


Carlos, en cambio, piensa en los riesgos a medida que pase el tiempo. 

Video Video


Por otro lado hay personas que sí se refieren a la hipertensión arterial como una enfermedad en sí misma. En ese caso la describen como “crónica”, “maligna”, “disfunción del organismo” o “problema”.

Josefa utiliza sin reparos la palabra enfermedad para hablar de la hipertensión arterial

Video Video


Mientras, en otros casos se matiza sobre el tipo de enfermedad que es. Así lo explica Laura que no la percibe como “la clásica enfermedad” con síntomas de dolor, malestar, …

Video Video


Blanca piensa en términos parecidos en la medida en que considera que si se  cuida no tiene por qué llegar a ser una enfermedad.

Video Video


Finalmente hay algunos participantes que hablan de la tensión alta tanto como riesgo y como enfermedad dependiendo de cómo evolucione. Rosa para explicarlo lo compara con el tema del colesterol 

Video Video


Aparte están esas otras afirmaciones que fuera de todas estas categorías establecen que la tensión alta es sinónimo de “sangre espesa” o bien la asociaban sólo con gente mayor. Son otras ideas que manejan al respecto.